image/svg+xml Vía Villavieja, una historia

Hace varios años que Pablo Sánchez Herrero y Eduardo Rodríguez Sánchez-Bordona recorren las dehesas del campo charro, el abadengo y otras comarcas aledañas en busca de edificaciones (casas, muros, etc.) en las que poder intervenir.

El arte en lugares abandonados, tanto en zonas urbanas como rurales, ejerce un encanto de ensoñación en sus aficionados, personas que al acercarse a un edificio en ruinas no sienten, como la mayoría más convencional digamos, el deseo o la necesidad de restaurarlo, o no ven peligro o fealdad, sino al contrario; encuentran estético el estado de abandono de las paredes, encuentran belleza en las formas como la naturaleza se reapropia poco a poco de aquellos espacios que hemos dejado sin atender, donde ya no predomina la asepsia que imponemos a los lugares que utilizamos en el día a día.

post 3

El trabajo artístico en estos sitios implica un diálogo en cierta forma doble, por un lado, con la naturaleza, y por otro con el rastro que los seres humanos hemos dejado en ella, por tanto, el flujo de las energías creativas puede ir en direcciones que no son las habituales en el trabajo artístico más tradicional; en el taller o incluso al aire libre, pero sobre soportes diseñados específicamente para el arte.

post 7

En estas idas y venidas por la comarca, Pablo y Eduardo quedaron prendados de las estaciones de la antigua vía de tren (cerrada a finales del siglo pasado) que unía Portugal con Salamanca. Un conjunto de edificaciones abandonadas a lo largo de casi 100 kilómetros que constituían para los artistas un foco de atención obligada. El deseo de intervenir artísticamente en dichos espacios, llevó a la pareja a contactar con varios gestores culturales entre los que se encuentran Jorge Páez, Ainhoa Urcelay y Hugo Calvillo, y también con el periodista y escritor Joaquín Mayordomo. De diálogos, recorridos y repetidas visitas a la zona surgirá la Asociación Vía Oeste y el proyecto de los caminos.

post 9

Después de una primera aproximación surge la idea, que podríamos llamar coral, de hacer algo más que intervenciones artísticas aisladas. La belleza de las dehesas, con encinas muchas de ellas centenarias, combinada con el acervo cultural de una comarca habitada desde hace miles de años, donde podemos ver signos de ocupación humana del paleolítico en adelante, hacen que el grupo extendido promueva un proyecto para realizar una red de caminos naturales con intervenciones artísticas.

59 regres retor

La afición al senderismo del colectivo juega un papel fundamental, la comarca invita al caminante a recorrerla despacio, lejos de las prisas de la ciudad contemporánea. La idea ya no gira solamente en torno a las estaciones y la vía de tren, la necesidad de poner en valor el patrimonio y atraer la atención del visitante hacia una zona afectada por la despoblación desde hace décadas, lleva a la asociación a presentar un proyecto más ambicioso, cuyas ramificaciones desbordan el ámbito de la pura gestión artística.

senaliza 1

Villavieja de Yeltes y su alcaldía, representada primero por Jorge Martín y actualmente por Dory Ginés, abrió las puertas a la asociación desde el principio para la realización de la primera ruta, la ruta cero por llamarla de alguna manera. En el camino han pasado muchas cosas. El personal de la alcaldía ha colaborado intensamente en todo lo que ha podido, pero además muchos particulares del pueblo han participado de manera desinteresada, dándonos tiempo y esfuerzo: Ana Mateos, José Castro y Charo son algunas de esas personas a las que agradecemos su apoyo. Pero como decía antes, la idea ha sufrido numerosas metamorfosis que a mi modo de ver la hacen a día de hoy mucho más fuerte, en cualquier caso, vamos con un resumen casi estadístico:

  • El ayuntamiento pidió, en colaboración con la asociación, una subvención lanzada por el Ministerio para la Transición ecológica y el Reto demográfico y…: ¡lo conseguimos!
  • Después de contactos con las autoridades de ADIF abandonamos, de momento, la intención de intervenir la antigua estación de tren del pueblo. Pero volveremos a ello en el futuro.
  • Una encuesta realizada entre los vecinos y vecinas ha dado nombre a la ruta: Vía Villavieja.
  • Pablo ha hecho pinturas murales de algunas de las encinas más representativas del pueblo en un proyecto al que ha llamado Umbra.
  • Eduardo ha realizado una serie de planchas grabadas en hierro que rescatan oficios y actividades tradicionales que se han ido perdiendo con el tiempo y la modernidad.
  • La ruta ha sido homologada por la Federación de senderismo de Castilla y León
  • Actualmente la asociación se plantea su segunda ruta en el término municipal de Villavieja, desde los molinos del Yeltes hasta el monumento a la Virgen de los Caballeros y el puente de hierro.

Para más cosas, espero encontraros en los caminos…

Deja un comentario

Imagina Walden Cero
es sencillo
sólo tienes que caminar
un poco
entre encinares
y ríos
atravesando una vía de tren abandonada
puentes de hierro
pueblos del Abadengo,
paisajes
donde el tiempo a veces parece haber perdido
el norte.
La asociación vía oeste quiere volver a estos
antiguos caminos
puedes venir con nosotros
a descubrirlo.